Menu
Radio Cumbre - En la Cumbre de la Comunicación

Mitos acerca del uso de hormonas en aves de consumo - Ph. D. Nick Dale (*)

En varios países, una misconcepción que existe sobre la alimentación humana es la sospecha que se emplean hormonas en la crianza de los pollos. Como se explica abajo, esta creencia no es solamente falsa, sino que, a la vez, muy ilógica.

 Es lamentable que, a veces, empresas avícolas –como parte de su programa de mercadeo– aseguren al público que no usan hormonas, posiblemente implicando que la competencia sí lo hace. Como es impráctico usar hormonas en la avicultura, estas declaraciones hacen acordar de políticos populistas que emitan aire caliente sin ningún sentido.

En los Estados Unidos, si una empresa desea asegurar a sus clientes que no usa hormonas, lo puede hacer en su etiqueta, pero con la obligación de también incluir la frase “El uso de hormonas y esteroides es ilegal en la avicultura”. El propósito es evitar que el público sea confundido o decepcionado.

Se puede preguntar, precisamente, cuáles son las hormonas que no se usan. La verdad es que hay solamente dos candidatos: la estrógena y la hormona de crecimiento (growth hormone).

Hace 70 años, cuando un pollo demoraba 15 o 16 semanas para llegar al peso de sacrificio, la carne de los machos seendurecía. Una solución era castrarlos (produciendo capones) o lograr el mismo efecto con el estrógeno, una hormona femenina. Como los pollos, actualmente, se sacrifican a las cinco o seis semanas, la textura de la carne ya no es un problema. Por supuesto, como las hembras crecen más lentamente que los machos, la suplementación de estrógeno bajaría la tasa de crecimiento de los machos. Es decir, su uso sería contraproducente.

La hormona de crecimiento (igual que la insulina) es hormona proteica. Así, tiene que ser inyectada. La administración por vía oral (en el alimento) es imposible porque las proteínas se digieren en el estómago/molleja. Pensar que se puede inyectar 25.000 pollos por galpón, dos veces al día, por 42 h es absurdo. Como ninguna firma farmacéutica elabora la hormona de crecimiento de pollos, habría que usar de otras especies, lo cual es sumamente costoso. Se ha calculado que el costo podría llegar a USD 100 por ave. Aparte de eso, no hay investigaciones que indican que la administración de la hormona de crecimiento estimula el crecimiento a corto plazo. El pollo solo vive seis semanas. Los adelantos en la producción avícola son resultado de grandes éxitos en la genética, nutrición y sanidad de las aves.

Las actividades intencionales para confundir al público sobre algo tan esencial para su salud, como es la alimentación, no solo son erróneas, sino también inmorales.

(*) Especialista en nutrición.

ABC COLOR

Modificado por última vez enMiércoles, 03 Octubre 2018 11:19
volver arriba