Menu
Radio Cumbre - En la Cumbre de la Comunicación

Proteína animal - Dr. P. M. Gibert

El mercado tiene preferencias determinadas en cuanto a la calidad de proteína animal que demanda, que va desde la especie, la genética, la alimentación, el tipo de carne, la sanidad, el manejo hasta el sacrificio. Cada uno de ellos debe ser satisfecho de acuerdo a las exigencias para poder competir a nivel nacional e internacional.

 PROTEÍNA ANIMAL

Las últimas investigaciones de los efectos alimentarios sobre el colesterol en cualquiera de sus formas han modificado la tendencia del tipo de alimento para el consumo humano.

En producción animal, la alimentación y genética están en plena transformación y es por eso que incorporamos nuevos términos a la íntima relación entre ellas: la nutrigenómica y nutrigenética. Podemos resumir que ambos conceptos se relacionan en la nutrición molecular, en la que se habla de la acción de los nutrientes sobre genes (nutrigenómica) y la influencia de las variaciones genética sobre la nutrición (nutrigenética).

La calidad de las proteínas destinadas a la nutrición animal va a ser cada vez más exigente en cuanto al contenido de aminoácidos esenciales, ya que estos deben satisfacer las nuevas demandas genéticas desarrolladas en todas las especies animales destinadas a la producción. Lo mismo va a ocurrir con los minerales y las vitaminas, sobre todo aquellos que tengan en contrapartida una secuencia recíproca, como la vitamina E y el selenio.

El cambio ambiental hace que se modifiquen algunas variables nutricionales de los vegetales, sobre todo con las nuevas técnicas aplicadas en el desarrollo sustentable del suelo. La tecnología desarrollada sistematiza el uso razonable de los nutrientes aplicados al suelo, ya sea por medio de cultivos alternativos compensatorios, suplementados en diferentes formas. Lo recomendable es en forma orgánica.

Otro de los temas que debemos tener en cuenta en materia de nutrición es la relación directa con el bienestar animal. Las nuevas normas internacionales están implementando tareas para la cría de animales de acuerdo a nuevas especificaciones de espacio y alimentación de estos. En un trabajo que realicé sobre gallinas ponedoras en jaula pude encontrar que la única diferencia estadística era que el espacio por gallina incidía en la mortandad, no en la producción o calidad interna del huevo.

En las nuevas formas de producción que se proponen es fundamental tener criterios claros de la nutrición, ya que los requerimientos van a variar y la calidad de la proteína va a incidir en la producción, fundamentalmente por la genética aplicada en la crianza de estos animales cualquiera sea la especie que se trabaje y en las nuevas propuestas agronómicas.

“La educación es la base del desarrollo de las comunidades”. p.m.g.

ABC COLOR

Modificado por última vez enJueves, 10 Mayo 2018 09:47
volver arriba