Menu
Radio Cumbre - En la Cumbre de la Comunicación

Uso del follaje de mandioca - Dr. P. M. Gibert

La mandioca tiene una raíz que es una buena alternativa energética y el follaje como fuente de proteína. En una hectárea de este cultivo se puede obtener más de 150 ton. de follaje por año; calculando un 20 % de proteína de promedio, se puede obtener unas 35 ton. de follaje seco, es decir, que se obtienen unas 6 ton. de proteína de buena calidad, con alto valor biológico por su buena cantidad de aminoácidos indispensable.

 Este punto hay que tenerlo en cuenta, sobre todo para poder trabajar adecuadamente en lo que respecta a la nutrigenómica, es decir, satisfacer los requerimientos genéticos de los animales de alta producción por medio de una alimentación adecuada.

Esta doble alternativa que nos brida este cultivo para la alimentación animal hay que aprovecharla adecuadamente, sobre todo en nuestro país que se da tan bien este cultivo. En otras oportunidades, he comentado las experiencias de utilizar la raíz como fuente de energía, ya sea en fresco como en seco o popí, pero el follaje de esta planta es una de las grandes alternativas forrajeras que disponemos en nuestro medio, abundante y poco industrializado. Puede utilizarse en fresco o deshidratado, esta última forma es la más recomendada por el mejor rendimiento nutricional. Puede hacerse un corte del mismo 15 días antes de comenzar la cosecha de la raíz, sin perjudicar en nada la producción. Se debe dejar unos 30 cm de alto para que se pueda arrancar la raíz si se realiza a mano; no hay problema si se cosecha con máquina. Es posible utilizar en fresco o seco. Al secar el follaje de la mandioca, se elimina el agua que está presente en un 75 %. Además en este proceso, se elimina la mayor parte del ácido cianhídrico, cuyo contenido en hoja depende de la hora en que se corte el material y de la variedad que se esté trabajando. El follaje seco permite un mejor almacenamiento y una mayor facilidad para incorporarlo a las raciones balanceadas.

En trabajos que he realizado en los meses de enero y febrero, he podido comprobar que al cortar el follaje después de las 10 de la mañana, hay menos presencia de glucósido cianogenético en la planta por lo que es recomendable hacer este corte a esa hora para acostumbrar al consumo por los animales y facilite su implementación en la ración diaria.

El tiempo de secado depende de la época, en verano se puede realizar en cuatro horas y se tiene un material bien seco; esto se aprecia en el tacto, pues las hojas están crujientes y se desprenden fácilmente de la rama. Es factible utilizar el secadero solar o, de lo contrario, sobre un plástico negro. También si la temporada es seca, se puede secar al costado de la melga, evitando la incorporación de tierra.

 

Cuando el material está seco tiene 12 % de humedad, la energía metabolizable, tanto para aves como para cerdos que se obtiene de este material no pasa de 1450 kcal/kg. La energía metabolizable para rumiantes se estima en 2700 kcal/kg. En rendimientos energéticos, si bien no son muy grandes, se compensan con la energía la que aporta la raíz seca. El TDN en rumiantes es de 65 %.

La cantidad de fibra es alta: 18 %. Es por ello que la cantidad que se puede utilizar en aves es limitada, no debe superar el 2 %. En esta especie animal, el uso de la hoja de mandioca tiene un doble propósito, proteína y pigmentante, ya que posee 10 veces más xantofilas que el maíz. Se estima en 500 mg/kg de hoja seca. Este dato es muy significativo cuando se usa en ponedoras, ya que aumenta notablemente la coloración de la yema, de mucha importancia comercial. También se usa en pollos parrilleros para aumentar la pigmentación de la piel y de las patas. Además un componente considerado como orgánico.

El promedio de proteína que se puede obtener del follaje de la mandioca es 20 %, pero si la cantidad de hojas es alta, se puede llegar al 23 %. La cantidad de proteína está dada por la variedad de la planta, es decir, que es posible establecer plantaciones para obtener mayor ventaja proteica que energéticas. Esta proteína contiene una buena gama de aminoácidos, como lisina y metionina, más cistina, además de calcio y fósforo.

Posee vitamina C en apreciable cantidad, tanto que en el Brasil la hoja seca de mandioca se usa para consumo humano en la sopa en época de invierno para evitar los resfriados.

El ofrecer follaje verde a los rumiantes tiene muchas versiones, por lo tanto, lo que personalmente recomiendo es acostumbrar al animal a consumirlo. Si no se tiene experiencia, es conveniente cortar un día antes de ofrecerlo, así con el oreo se elimina parte del contenido ácido cianhídrico. Recomiendo que el corte sea después de la 10 de la mañana. Cuando el animal está acostumbrado no hay restricciones para su uso en rumiantes.

Un buen método para utilizar todas las virtudes de la mandioca es preparar raciones con harina de raíz de mandioca, follaje de mandioca seco, melaza y sal mineral, de acuerdo al requerimiento de la especie animal que se esté trabajando.

En cerdos, la fibra también es una limitante, por eso no debe parar del 10 % en las raciones diarias.

El pequeño productor tiene una buena alternativa para bajar los costos de alimentación de los animales, haciendo uso integral de la mandioca, que bien trabajada puede rendir 20 ton./ha de raíz y más de 6 ton. de proteína del follaje de buen valor biológico.

 

“La educación es la base del desarrollo de las comunidades”. p.m.g.

ABC COLOR

Modificado por última vez enViernes, 09 Noviembre 2018 15:41
volver arriba