Menu
Radio Cumbre - En la Cumbre de la Comunicación

Un aliado para el agricultor y el suelo - Ing. Agr. Martín Cubilla (*)

La siembra directa o labranza mínima es una de las técnicas de conservación de suelo más relevantes en el país. En el Paraguay, dicho sistema empezó a utilizarse a inicios de los 90, tomando gran fuerza con una cobertura del 95 %. Sin embargo, en la actualidad, se hace latente la preocupación de profesionales del agro por el poco uso del sistema, a pesar del crecimiento de la superficie dedicada a cultivos agrícolas, principalmente, la soja.

 En la campaña 2013-2014, mediante un estudio satelital que diferenciaba áreas de suelo al desnudo, sin cobertura, y aquellas con preparación, se notó un decrecimiento de las áreas dedicadas a la siembra directa, del 29,76 %. Así, el Paraguay pasó de casi 100 % en sus inicios a un 70 % de superficie que utiliza el sistema.

La siembra directa contempla cuatro pilares que son: cobertura permanente del suelo, rotación de cultivos, eliminación del uso de arado y rastra, y manejo integrado de plagas, enfermedades y malezas. Aquellos productores que llevan adelante esta metodología en sus parcelas obtienen muy buenos resultados en los rindes a bajo costo, sin afectar la dinámica biológica del suelo.

RECOMENDACIONES

Cuando comenzó la siembra directa, varios profesionales dedicaron años de estudio e investigación a proporcionar las herramientas básicas a los productores, para ejecutar la conservación de los suelos de forma práctica y con la metodología adecuada. Se establecieron recomendaciones, las formas de trabajar, cómo tomar muestras de suelo adecuadamente para envío a análisis, la interpretación de cada tipo de suelo de la región oriental y, consecuentemente, cómo seguir un plan de fertilización. Con dicho sistema se obtuvieron valores muy diferentes en rendimiento y productividad al sistema convencional de cultivo que no contemplaba la cobertura del suelo con materia orgánica. A pesar de ello, hoy en día, pocos agricultores extensivos la utilizan.

MUESTREO DE SUELO

Una de las prácticas que no se lleva a cabo de manera estricta es el muestreo de suelos. Esto propicia que el productor no conozca detalladamente la tierra con la que va a trabajar, a pesar de existir excelentes laboratorios en el Paraguay dedicados al análisis de suelo. El primer paso, antes de la preparación de la parcela, es la realización de un buen muestreo, para conocer la fertilidad del suelo y corregir o mantener los nutrientes en ella. No basta con aplicar las formulaciones ofrecidas en el mercado sin tener la radiografía del suelo. Los agricultores tienen a disposición la Red Nacional de Laboratorios de Suelos, en la que hay un control de calidad y se trabaja eficientemente sobre las muestras. Con un buen muestreo de suelo y los resultados del análisis serán posible corregir o mantener los nutrientes, con una fertilización adecuada en el tiempo y la forma, de manera de llegar al máximo potencial productivo de cada cultivo.

FRECUENCIA DEL MUESTREO

Es recomendable hacerlo cada un año y medio a dos años, siempre y cuando se ejecute con la metodología adecuada. Es preciso tener una confiabilidad de cómo se encuentra el suelo, ya que su análisis proporciona la radiografía general y cómo planificar su manejo, mediante recomendaciones para trabajar por lotes y parcelas, con la corrección, manutención o reposición de nutrientes.

ROTACIÓN DE CULTIVOS La materia orgánica generada por el cultivo de maíz permitirá a la soja entrar con mejores rendimientos y un desarrollo superior en el campo, además de impedir plagas y enfermedades. Estos factores son importantísimos, ya que representan una inversión en el tiempo, por agregarle valor al suelo a través de los nutrientes que necesita.

RENDIMIENTO

Los rendimientos dependen mucho de la calidad de la siembra directa. Si se siguen los lineamientos de manera estricta, será factible la obtención de mejores rendimientos, principalmente en periodos hostiles, como los años afectados por sequía. La calidad del sistema queda demostrada por el buen manejo cultural; es decir, manejo de suelo adecuado, fertilización, y control de plagas, enfermedades y malezas.

(*) Especialista en cultivos extensivos.

ABC COLOR

Modificado por última vez enJueves, 10 Mayo 2018 09:39
volver arriba