Menu
Radio Cumbre - En la Cumbre de la Comunicación

Editorial Amanecer Agropecuario

Estamos en el mes de enero y es el momento oportuno en que tenemos que observar detenidamente nuestro calendario agrícola. Antes que nada mis apreciados productores tenemos que considerarnos personas sumamente importantes por tener un pedazo de tierra que cultivar.
Debemos de valorar esta gracia de Dios que nos de la independencia de poder manejarnos libremente. No tenemos que menospreciar la independencia del hombre en el campo y mucho menos detenernos en ver el progreso del vecino, todo lo contrario, por la vasta experiencia de mi vida les recomiendo imitar y valorar la riqueza y el progreso del vecino.

 Se va acabando enero y tenemos la costumbre de pensar en las labores que vendrán; siembra, cuidados culturales y cosecha. Sin embargo es el momento en que tenemos que analizar fuertemente que necesitamos para que estos tres factores puedan tener un resultado positivo económicamente.

Por otro lado es un momento oportuno en que miremos a nuestra tierra, principal elemento de trabajo y fuente de riqueza.

No dejemos de lado a la ciencia que tendrá que ir emparejado al arandu kaaty. Para la ciencia los tenemos al MAG, VMG al SENAVE, al IPTA y al SENACSA y a sus técnicos que nos ayudaran a mejorar y ampliar nuestros conocimientos.

Sigamos estrictamente las indicaciones de los técnicos pese que estas instituciones tengan sus falencias, mirémonos en el espejo para saber si nosotros estamos en el derecho de pedir algo. Fortalezcamos la unión de los hombres a través del trabajo.

Organicémonos, consolidemos grupos como lo hicieran nuestros antecesores implementando las famosas mingas y el ñepytyvombaguazu.
En primer lugar vamos a conocer cuáles son las posibilidades que tenemos después de la formación en grupo, mirémoslo atentamente a la principal herramienta de trabajo que tenemos (la tierra). Dejemos de darnos el gusto de gastar el dinero fuera de lugar e implementemos antes que nada un análisis de suelo (darle a la tierra lo que realmente necesita).
Si hay necesidad hagamos el encalado mediante la aplicación de cal agrícola, la fertilización de suelo a través de abonos naturales (verde o recurrir a los abonos químicos) según la indicación de los técnicos.
Hagamos un buena selección de rama semilla y simientes o guía de tubérculos
Preparemos a tiempo, entreguémonos de lleno y con amor al trabajo para que podamos cosechar frutos que nos garanticen la alimentación en nuestros hogares y orgullosos y con la frente bien en alto, presentemos el fruto de nuestro sacrificio con amor y con cariño tal cual como debe de ser la oferta a un mercado que nos ofrecerá una renta que nos permitirá vivir decorosamente.


César Cabrera - Amanecer Agropecuario

Modificado por última vez enJueves, 16 Enero 2020 14:27
volver arriba