Menu
Radio Cumbre - En la Cumbre de la Comunicación

La falta de participación: un problema para el Desarrollo.

Muchos proyectos fracasaron implementados por:

 • Falta de participación de hombres y mujeres

• Los beneficiarios no apoyaban
• No se movilizaban
• No les importa ni el éxito, ni el fracaso

¿Por qué?

• Los miembros de la Comunidad no tenían conocimiento.
• Los técnicos no conversaban con la comunidad.
• No conocían las necesidades de las comunidades.
• No conocían sus tradiciones y costumbres.
• No conocían las condiciones de las gentes.
• Los problemas los sentían los técnicos.
• Se elaboran los proyectos en gabinete.
• Los técnicos poco o nada comparte.
• No hubo coordinación con las autoridades.
• Mucha burocracia.

Se resume en los siguientes factores:

• Mala Priorización de los problemas.
• Falta de participación Comunitaria.
• Mala definición de Objetivos.
• Actividades que no pueden ejecutarse.
• No hay flexibilidad sobre los errores.

No es posible un DESARROLLO DURADERO, sin la participación.

PARTICIPAR, significa ejercer la capacidad que tiene toda persona de actuar para transformar creativamente el mundo que le rodea.

Significa SER:

1. PARTE ACTIVA DEL DIAGNOSTICO.
2. ELABORAR PROGRAMA PARA LA SOLUCION.
3. PLANIFICAR Y EJECUTAR LAS ACTIVIDADES.
4. EVALUAR LOS RESULTADOS.

¡TODO DEPENDE….DE LA PERSONA!

• De su desarrollo.
• De su capacidad (recurso humano productivo).
• De su protagonismo.
• De desarrollar iniciativa y creatividad.

6.4. Hace falta buenos animadores

Profesionales o Personas que tengan sueños, ideales, sentimientos. Profesionales entusiastas, que animen y motiven a las comunidades a que despierten y emulen lo que están haciendo centenares de familias organizándose, produciendo y vendiendo sus productos, en base a una planificación, generando ingresos económicos que les permiten vivir dignamente.

Se puede y se consigue...


6.5. Cambio de mentalidad

El cambio de mentalidad y de actitud de la gente, se consigue con el perfil de profesionales mencionado más arriba. Es un hecho. Es categórico. Hay ejemplos de familias que luego de pasar por una experiencia negativa en trabajo organizativo y como resultado de una asistencia sistematizada, lograron tener nuevamente fe en la organización comunitaria y hoy día son dirigentes de organizaciones de carácter socioeconómico (comités, cooperativas, asociaciones) que participan en las Ferias Agropecuarias.

6.6. Empezar con los profesionales

El cambio de mentalidad y de actitud deberá empezar con los profesionales. Él deberá entender que la gente puede cambiar. Él debe estar convencido de lo que enseña y hace. Transmitir ésa convicción con mucho entusiasmo. Erradicar el sistema de trabajo paternalista e incorporar metodologías de trabajo participativo, con un mensaje u orientaciones en donde los interlocutores puedan entender y aplicar. Empezar por lo elemental, por las necesidades básicas.

6.7. El ejército de profesionales

Es lo que necesitamos. Si pudiéramos contar en cada comunidad con buenos profesionales-maestros. Con una vocación educadora admirable, en donde con su sola presencia, contagie a los educandos el escucharlo, la mentalidad y la actitud de nuestras familias campesinas sería otra.

Con ésta descripción, hoy día no hablaríamos de otro tipo de ejército, que en estos momentos está en boca de toda una nación. Esta clase de ejército no construye. Al contrario deja en zozobra a miles de familias, a todo un país.

6.8. Responsabilidad de las Instituciones

Es responsabilidad de las instituciones que trabajan para el desarrollo rural, tengan en cuenta, que el éxito del trabajo de la educación y capacitación de los actores sociales dependen de la calidad de recursos humanos profesionales de que disponen. Un equipo de trabajo multidisciplinario de calidad humana, capaz de generar cambios actitudinales que tanto necesitamos.

6.9. Y la comunidad

Tiene sed de conocimientos. Necesitan transformar las realidades en que se encuentran. Pero, solos y sin maestros no podrán lograr. La comunidad acompaña el progreso, el cambio, cuando observa que el profesional que está al frente demuestra el interés hacia la población. Ese interés, ése deseo contagia a sus autoridades locales y a la sociedad civil y comienza un fenómeno de trabajo integrado.

6.10. La acción integrada

Ofrece como resultado una dinámica socioeconómica, dentro del territorio. La familia campesina se concientiza en producir, diversificar la producción local, ofertar sus productos a sabiendas que la sociedad consumidora del lugar absorberá toda la producción (que lo digan todos los Feriantes).

6.11. Valoremos la educación y la capacitación

Sin educación y capacitación no transformaremos nuestra realidad. No habrá cambio de mentalidad. No habrá cambio de actitud.

La educación y la capacitación hagámosla con entusiasmo, convencidos de lo que estamos enseñando. Con ello, cada palabra, cada expresión que digamos será motivo de que la gente lo analice y lleguen realmente a transformar su realidad.


¡El desafío es la pobreza intelectual y económica! Es compromiso de todos superarla.


La Extensión y Desarrollo. Aspectos a superar para lograr asistencia efectiva.

8.1 Necesitamos un ejército de extensionistas o promotores del desarrollo rural

Don Juan Ortellado, oriundo de la Compañía Gabino Rojas, distrito de Santa Rosa, Dpto. de Misiones, Decía “Si una comunidad se quiere desarrollar trabajos asociativos acompañado de una buena asistencia técnica y tener resultados, se debe de disponer de PERSONAS técnicos/as, consultores y/o facilitadores/as que sepan enseñar y capacitar para reducir nuestra pobreza intelectual, que tengan la paciencia de saber escucharnos y no estar tan ocupados con sus propios problemas”. “Necesitamos de profesionales que tengan vocación educadora y de servicio, capacidad de liderazgo, facilidad de comunicación, vivencia personal con la realidad rural y principalmente tenga la voluntad de querer enseñar y hacer las cosas

De nada sirve los avances tecnológicos, nuevas variedades de cultivos, insumos, equipos y herramientas, subsidiar cultivos, sí estos no van acompañados de una concienciación, educación y capacitación adecuada de la gente para adquirir nuevos conocimientos, habilidades, destrezas y por sobre todo si no se logra cambios actitudinales. Urge la presencia de excelentes profesionales.

Son pocas las unidades productivas familiares que adoptan prácticas agronómicas elementales o, incorporan nuevas variedades de cultivos e insumos. Unas de las causas es justamente la debilidad en el proceso de la enseñanza. Lo que debe hacer eficientemente un educador o promotor (extensionista).

Son escasas o nulas las unidades productivas, conscientes de participar en jornadas de capacitación, estimulando desde el núcleo familiar. Allí donde están los semilleros: adolescentes y jóvenes que quieren seguir desarrollando y fortaleciendo habilidades y destrezas, que anhelan seguir mejorando sus conocimientos y así profesionalizarse para trabajar la tierra, preparándose mental y actitudinalmente para constituirse el día de mañana en un productor-empresario, profesionalizado, dirigente de una Cooperativa, motivado de seguir trabajando en el campo. Ser protagonista del desarrollo en su propia comunidad. Urge la presencia de buenos profesionales, idealistas, con mucho sentimiento hacia el sector que sepa aglutinar a la gente.

La gente es capaz de ejecutar e ir superando todas las acciones que el comúnmente lo realiza. Solo le faltan oportunidades de recibir orientaciones o estímulos para mejorar su conducta y capacidad de gestión.

Para ello ¡necesitamos un ejército de buenos y excelentes profesionales! extensionistas o promotores del desarrollo rural.



Mínimamente las instituciones públicas o privadas que realizan trabajos de extensión deben realizar los siguientes aspectos:

1. Capacitación en pre-servicio. Para la formación del profesional de por lo menos seis meses, ayudará al técnico conocer a profundidad la tarea o misión a cumplir. Esta actividad o pasantía le transmitirá mística y convicción para ejecutar las acciones. En ella tendrá la ocasión de conocer cuál es la misión de la institución, su estrategia operativa, los resultados que busca dentro de la tarea que cumplir, de manera a tener impacto en la comunidad de su influencia

2. Una buena elección del personal. Las instituciones, deberán contar con procedimientos apropiados para la selección del personal con objetividad y criterio técnico eligiendo a los más idóneos, prescindiendo de las recomendaciones habituales que acompañan a los que no se sienten con los méritos suficientes para ocupar el cargo. El técnico que trabajará en la extensión deberá considerar los siguientes aspectos:

3. Vocación por la extensión. Qué es lo que lo mueve a postular, qué grado de compromiso siente por el desarrollo de las familias y comunidades rurales, cuál es su disposición como educador. Conocer fundamentalmente los Principios y filosofía de la extensión rural.

4. Carisma personal. Qué grado de aceptación podrá tener ante las comunidades rurales de acuerdo con su actitud altiva o modesta, su simpatía, su manera de ser, su capacidad de liderazgo.

5. Facilidad de comunicación Su expresividad personal, su dominio del lenguaje oral y escrito, soltura en el manejo de la palabra.

6. Conocimiento tecnológico. Dominio elemental de los factores productivos en los principales rubros agrícolas o pecuarios del área de trabajo.

7. Vivencia personal con la realidad rural. Origen del postulante (campo o ciudad), sus contactos con los procesos productivos, experiencias con comunidades rurales.

La participación de los Jóvenes y mujeres. Reto de la extensión rural

Escasa participación

Hoy día Todos, absolutamente todos nos preocupamos de los NIÑOS DE LA CALLE. Realmente es un problema social que aqueja a varios países “tercermundistas” “subdesarrollados” “rezagados” “emergentes” “del sur” “menos avanzados” llámese cualquiera de los códigos mencionados, como nos indican los “desarrollados”.

.

Pero, ¿quién recuerda, quién se preocupa de los adolescentes rurales?, ¿Quién incentiva o estimula para iniciar un proceso concienciación y de su participación para que el día de mañana se constituya en actor del desarrollo en su propia comunidad?

¿Quién se preocupa a prepararlo para llegar a cumplir sus sueños, sus expectativas? Prepararlo a vivir dignamente en el campo.

 

a escasa participación de los jóvenes en los trabajos de desarrollo comunitario sigue siendo limitada o nula. Tal vez no encuentran oportunidades o, dicho de otra manera no existe de líderes o instituciones, convincentes que sepan motivarlos a constituirse en actores de su propio desarrollo y de su comunidad.

Entonces se debe enfatizar la educación con los niños y adolescentes rurales (mujeres y varones)

La participación será siendo escasa o nula, sino va acompañado de buena motivación e incentivos.

Urge y es necesario, empezar por el desarrollo humano a través de una concienciación y educación, empezando desde el núcleo familiar y proyectarse a nivel de comunidad. Y, una capacitación permanente de los actores, incorporando dentro del proceso a los adolescentes y jóvenes (varón, mujer). Estas acciones deben ser la primera misión de toda organización.

Lastimosamente, es la clase etaria más olvidada. Muy especialmente, aquel hijo de campesino que no tiene la oportunidad de seguir sus estudios. O, simplemente prefiere la opción de desarrollar sus habilidades, sus destrezas, fortaleciéndose en él la vocación de seguir trabajando la tierra.

Ese adolescente, ese joven que vive y trabaja en las unidades familiares forma parte una sociedad tan importante. En Él descansa recuperar la prosperidad rural. Es Él el que día de mañana será protagonista, de proveer los productos agropecuarios para satisfacer las necesidades alimentarias a la población.

Pero, nadie le motiva, nadie le incentiva, nadie le enseña ni le orienta. Se encuentra tácito. Olvidado, con ésa pequeña riqueza de conocimiento y destreza que adquirió, observando cómo hacen sus mayores.

Necesita un empujón, un apoyo para constituirse a corto o mediano plazo en un actor empresario, administrando fincas modelos con producción competitiva y eficiente mediante una buena orientación y capacitación y así vivir dignamente en el campo.

Es tiempo, que empecemos a dedicarle o incorporarle como uno de los componentes principales de todo programa o proyecto que se desea desarrollar. Valorar su protagonismo y darle la dedicación que se merece, es responsabilidad de todos. La misma debe surgir en las organizaciones que se encuentran en las comunidades. Desde el ámbito que nos compete, debemos buscar y encontrar todas las estrategias necesarias.

Los dirigentes y asociados deben tener una visualización más integral. No solo priorizar la producción, sino ir incorporando otros valores y recursos para mejorar las condiciones de vida. El sentimiento a la familia y al trabajo, la disciplina, el respeto, la solidaridad, recuperar la confianza y fortalecer el trabajo asociativo.

Para ello, es necesario, la presencia de buenos animadores o profesionales, lideres convencidos y comprometidos que busca el bienestar de la comunidad y del país, que realmente anhelan transformar ésta sociedad.

 

ING. AGR. ROBERTO RIDRIGUEZ PRIMERANO

Modificado por última vez enViernes, 04 Octubre 2019 10:40
volver arriba