Menu
Radio Cumbre - En la Cumbre de la Comunicación

La increíble historia del “ULF”

“ULF”
(Fragmento de la extensa poesía de Manuel Ortiz guerrero).

El “Ulf” está listo
Minúsculo yate, su igual no se ha visto
Izado en el mástil, el bélico paño tricolor se ve.
De tayí es la quilla,
De urundeí negro la férrea costilla,
De laurel su casco, la banda de cedro y el mástil de fé.

Manuel Ortiz Guerrero – 1926


La increíble historia del “ULF”

La aventura del “ULF”, aun hoy, más que ayer, mueve asombro. Es una de esas historias que, sin no estuvieran tan documentadas a través de fotografías, planos, y crónicas de la época, podría pasar por una mezcla de ficción y realidad. Pero la rigurosa documentación que maneja el ing. William Stanley, no deja lugar a dudas: este es uno de los casos en que, la ficción como se suele expresar generalmente “supera a la realidad”.
Es una ventura de los años 20; con toda la carga de romanticismo y de desinterés, de aquella época, donde el espíritu romántico y aventurero, superaba cualquier otro valor en el orden de prelación de dicha escala. El objetivo – convertido después en bella realidad – consistía en construir un yate para lanzarlo a mar abierto y llegar con él lo más lejos que se pudiera. Solo qué y para colmo del asombro; este yate fue construido en San Bernardino, donde no hay costa de rio y mucho menos de mar!!
Los protagonistas, dos ciudadanos finlandenses, viejos lobos de mar, descendientes de la aguerrida raza vikinga y una mujer paraguaya, hija de ingleses. Ruben Souminen, Thuire Erickson y la esposa de este último, la Sra Yoyce Stanley de Erickson – quien realizo el viaje, por añadidura embarazada – fueron los pioneros en poner mar abierto, un buque con bandera paraguaya, que no tuviese especialidad bélica.
LA CONSTRUCCION.
Construir el ULF llevo exactamente 14 meses. Desde el 23 de junio de 1924 hasta septiembre de 1925 eb que culmine. Es una empresa de solidaridad mutua en la que se asocian los carreros que en legendarios alzaprimas transportan maderas desde los lejanos bosques de Caaguazú – distantestrs meses en carretera – elegidas personalmente por Erickson, hasta las orillas del Lago Ypacarai es San Bernardino, sin cobrar un solo centavo y por la satisfacción de que, las maderas paraguayas surcaran en forma de barco, los océanos más grandes del Orbe!!!.
Una demostración más de la nobleza y del espíritu solidario de nuestra gente!!!. Se asoció a él la familia de Stanley quien apoyo, aconsejo y trabajo duro en la parte de hierro.
Con este último, sumado al lapacho, el urundey negro, el laurel, el cedro y otra maderas nobles de nuestros bosques, se creó una nave de 20 toneladas con dimensiones de 41 pies de longitud, 12 de ancho y 7 ½ de calado, que desafiaba las proporciones que dictaba para aquel entonces la ingeniería naval. De palos cortos, velas laterales, el Ulf, poseía increíbles comodidades para sus dimensiones y para la época; así como un motor de 12 HP y depósitos para kerosene y para 1.100 litros de agua.
La primera prueba de fuego, la construyo el traslado del yate hasta Asunción que se hizo a través del Salado, durante 21 días de jornadas de 18 horas, bajo un sol de fuego cortando y enganchando camalotes, para alcanzar finalmente el rio abierto, con un yate de 20 toneladas, que tuvo que navegar escorado por el poco calado, a través de un canal por el que ni siquiera transitaban canoas.
DE ASUNCION AL MAR ABIERTO.
El 25 de noviembre – entonces fecha patria, dado que se celebraba el aniversario de la Constitución de 1870 – entra el Ulf en la bahía de Asunción, escoltado por el Ygurey, nave de guerra paraguaya.
Durante tres meses, la nave recibe la admiración y el reconocimiento del pueblo paraguayo y es objeto de visitas y agasajos constantes, hasta que en febrero de 1926, comienza el viaje de 2.700 kilómetros hasta el puerto de Buenos Aires. Allí se realizan algunas modificaciones tales como la inclusión de una quilla de hierro de 2 ½ toneladas, instrumentos de navegación, etc. Mientras que la nave era durante tres meses, huésped de honor del Club Naval Argentino, y la prensa de la capital de la Argentina daba amplio destaque a la presencia del Ulf y a su aventura.
Finalmente el 7 de junio de 1926, parte del “Ulf” con rumbo a mar abierto.
DESDE EL PLATA A LAS ANTILLAS.
Fatigaríamos la atención del lector abundando en los profusos datos que poseemos de la bitácora del Ulf, sobre los distintos aspectos de su travesía.
Simplemente digamos que fue una travesía memorable, propia de héroes, que en el Palta ya tuvo que afrontar la tormenta que duro tres días y tres noches, dándose posteriormente por desaparecida a la nave por 30 días, hasta anclo intacta, ante el júbilo general, en la bahía de Rio de Janeiro.
De allí – después de 15 días entre agasajos y recepciones – a Pernambuco y desde este punto, la travesía más larga sin ver tierra, de 2.500 millas náuticas hasta trinidad, en un tiempo record de 20 días, ósea a un promedio de 125 millas por día!!!. Parecía increíble que el pequeño yate paraguayo, pudiera concretar esta hazaña, pero la misma se hizo realidad.
De Trinidad a San Juan de Puerto Rico, en apenas 6 días, a razón de 100 millas por día.
La aventura del Ulf, que más parece extraído de una novela de aventuras que de los hechos reales, finaliza un 30 de noviembre de 1926, cuando este vara, e Playa Mosquea, en el extremo de la Republica Dominicana.
Los tripulantes deben nadar hasta la costa – incluso Yoice Stanley en avanzado estado de gravidez – en medio de la tormenta y días después el barco fue recuperado ¡¡¡Intacto!!!.
El yate fue vendido a un armador del Caribe, pero la hazaña estaba ya plenamente consumada. Yoice Stanley regreso con su pequeña hija al Paraguay, mientras que Thure Erickson, compro una embarcación y se dedicó a realizar cabotaje de petróleo en la isla del Curazao. Lo sorprendió la muerte en 1929 cuando se aprestaba a regresar al Paraguay a reunirse con su familia, mientras que Rubén Suominen retorno a Finlandia donde falleció.
Pero lo que quedara imperecedero en la historia, será esta aventura, que orilla el límite de lo increíble y que se inició en nuestra ciudad de San Bernardino.
Otra Versión de la misma Historia, con el mismo contenido.


Muy Interesante.
Ulf - Una Historia Increible

 

Modificado por última vez enMartes, 21 Agosto 2018 12:17
volver arriba