Menu
Radio Cumbre - En la Cumbre de la Comunicación

Conflicto entre Agropeco e Indert dejaría a más de 200 familias sin sustento

Aproximadamente 250 familias de la Colonia María Auxiliadora, Alto Paraná, corren el riesgo de perder su tierra en la que trabajaron durante más de 30 años, debido al conflicto sobre la compraventa de títulos que arrastran el INDERT (anteriormente IBR), y la empresa Agropeco, cuyo dueño es Carlos Sama.

 Hoy, una importante cantidad de campesinos exigen justicia debido a que la empresa Cardenales SA, de no más de un año de antigüedad y cuyo dueño también es Carlos Sama, es la que reclama las tierras y ahora con una orden judicial que impide que los productores puedan cosechar sus productos, los condena a perder el fruto de su trabajo.

Treinta años de historia

Para que esto se entienda mejor cabe recordar que, en el año 1985, el entonces Instituto de Bienestar Rural IBR (actualmente INDERT) recibió una oferta de la empresa Agropeco, de unas 6.000 hectáreas de su propiedad, ubicadas entre los departamentos Alto Paraná y Caazapa.

Las primeras 2.000 hectáreas fueron transferidas con éxito al IBR; estas están ubicadas en el departamento de Caazapá, sobre las cuales se habilitó la Colonia Tembiaporenda. Las otras 4.000 restantes debían ser transferidas al IBR cuando este abonase el 30% del total de las tierras; el IBR cumplió su parte y abonó el monto estipulado, sin embargo, Agropeco nunca transfirió las tierras.

De igual forma, desde los años 80 hasta el 2000, el IBR habilitó sobre esas tierras la colonia María Auxiliadora, en la cual, vendió y tituló el 70% de los lotes. En el transcurso del expediente se han hecho numerosas verificaciones, las cuales han concluido que casi toda la extensión de la colonia se encuentra ocupada y trabajada.

Agropeco quiso devolver el dinero al valor de 1985

La empresa Agropeco reconoció que la transacción no llegó a perfeccionar porque ésta no cumplió su parte de transferir la propiedad al pago del 30%, y depositó al INDERT, a través del BNF, la suma de Gs 40.000.000, que el IBR le había abonado hacia treinta años para cerrar la compra, es decir devolvió el dinero al valor nominal del año 1985. Sin embargo, ante la oferta del Indert de cancelar la deuda de 1985 con la actualización de los intereses, Agropeco se negó rotundamente.

En noviembre del año 2013 AGROPECO ofreció un acuerdo en el cual la empresa “Cedía y transfería de manera gratuita a favor del INDERT, 1000 has, ubicadas en la colonia Ma Auxiliadora, y la misma quedaba liberada para disponer a su arbitrio de las demás 3000 has”

Luego de algunas negociaciones con Agropeco, se logró aumentar la cantidad de hectáreas a ceder, y transferir, a 1509, ya que 809 hectáreas correspondían a la superficie total de los lotes sobre los cuales el IBR/INDERT había expedido títulos de propiedad y figuraban en el Registro de Beneficiarios de la Institución.

Excelente negocio

Para Agropeco se trataba de un negocio excelente ya que, 28 años después, devolvía al Indert los 40 millones de guaraníes (al valor de 1985) que había recibido del IBR y quedaba con libre disponibilidad de 2.500 hectáreas que al valor de mercado en 2013 superaban los 12 millones de dólares.

El 4 de marzo de 2014 se firmó el mencionado acuerdo entre el Indert y Agropeco, aunque este quedaba pendiente de aprobación por la Junta Consultiva y de Control de Gestión.

En mayo de 2014 se presentaron en el Indert los abogados de los colonos de María Auxiliadora exigiendo la reversión del mencionado acuerdo en virtud a que sus representados contaban con títulos del IBR con el respaldo del Estado Paraguayo que cubrían prácticamente las 4.000 hectáreas de la colonia, y que los mismos y su producción se encontraban amenazados.

El 28 de mayo de 2014 la Junta Consultiva y de Control de Gestión del Indert votó por rechazar el acuerdo.

Posteriormente aparece en escena la empresa Cardenales, recibe de Agropeco la transferencia de esas hectáreas en litigio y consigue medidas cautelares de no innovar para presionar a los colonos y quedarse con las tierras. Carlo Sama (Agropeco S.A,) es también quien representa a Cardenales S.A.

La solución es compleja, pero en el medio están cerca de 200 familias que, hace 30 años compraron tierras legalmente en una colonia organizada por el IBR, recibieron títulos de propiedad avalados por el Estado Paraguayo y las trabajan desde hace tanto tiempo.

No se puede jugar con 30 años de vida de la gente que desarrollo desde que era monte impenetrable la Colonia María Auxiliadora.

http://www.ugp.org.py

Modificado por última vez enLunes, 15 Enero 2018 14:15
volver arriba